DEPARTAMENTO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS

DEL ESTADO MAYOR DEL EJÉRCITO

gallery/escudo_dpto
gallery/logo

PERSONAJES DESTACADOS

AGUILAR, Fausto GENERAL

Militar oriental nacido el 19 de marzo de 1808 en Paysandú, inició su carrera como soldado en 1832. Actuó en el movimiento revolucionario encabezado por Rivera (1836-38) contra el General Oribe. Al término del mismo era Sargento Mayor Graduado. En 1839 es Teniente Coronel. Participó en la victoria de Cagancha contra el General argentino Pascual Echagüe que buscaba restablecer en la presidencia  de Uruguay al General Manuel Oribe. Luego de intervenir en las luchas entre Buenos Aires y la Confederación argentina (1859). Fue uno de los jefes del General Venancio Flores en su “Cruzada Libertadora” (1863-65) contra el Presidente Berro. En uno de los encuentros de esta campaña arengó a sus hombres, antes de entrar en combate, con la famosa frase: "¡Sáquense los ponchos, muchachos, que en el otro mundo no hace frío!". El 11 de mayo de 1864, el Gobierno Provisorio de Montevideo lo nombra Brigadier General. Fallece a causa de heridas recibidas en la campaña el 19 de junio de 1865 en su natal Paysandú.

ALEGRE, Buenaventura Coronel

Nació en Montevideo el 1 de noviembre de 1795, falleció en Maldonado el 17 de mayo de 1827. Participó en importantes hechos de armas orientales y americanos, entre ellos Las Piedras, El Éxodo, los sitios artiguistas de Montevideo. Luchó en el Ejército del Norte de las Provincias Unidas en Sipe Sipe, pasando en 1817 al Ejército de los Andes participando en toda la campaña emancipadora de Chile  Batallas de Chacabuco y Maipú, en Perú participó en la Batalla de Ayacucho. Reiniciada la lucha emancipadora en nuestro país retorna al Río de la Plata incorporándose al Ejército Republicano, participando en la batalla de Ituzaingó al mando del 2º de Cazadores. Encontrándose en el cuartel general de Cerro Largo el coronel Buenaventura Alegre solicitó y obtuvo permiso para trasladarse a Maldonado a visitar a su anciana madre a quien no veía desde el año 1811. En Punta del Este los brasileños se habían atrincherado, protegidos por uno o más barcos de guerra anclados en el puerto y el jefe de uno de ellos al tener noticias de encontrarse en San Fernando de Maldonado, un coronel “argentino” envió una fuerza armada a la ciudad. A la una de la mañana del 17 de mayo de 1827, penetraron los “imperiales” a Maldonado cambiando disparos con la guardia del cuartel, compuesta de soldados del Coronel Alegre, que por su parte, salió de su casa a caballo, siendo abatido de un “balazo sobre el corazón”.

AMIGO, Pedro Bonifacio Capitán

Nacido en Montevideo en 1784. En 1800 fue agraciado con tierras y nombrado síndico del pueblo formado en torno a la capilla de Nuestra Señora del Carmen (Durazno). Al iniciarse la revolución en 1811 se adhirió a la misma sirviendo a las ordenes del Coronel Fernando Otorgués. En 1814, junto al Coronel Manuel Antonio Artigas tomó prisionera a la guarnición porteña de Maldonado, antes de retirarse permitió la fuga a Río de Janeiro del poeta Francisco Acuña de Figueroa. En 1816, como Capitán actuó en Santa Teresa como Comandante de la Frontera Este. En 1820 intervino en las tratativas de la capitulación de las fuerzas del Coronel Rivera, actuando posteriormente a sus órdenes en el Regimiento de Caballería de la Provincia Cisplatina. A fines de 1821 solicitó el retiro del regimiento dedicándose a actividades particulares, pero retornando a la actividad cuando comienza el proceso revolucionario en 1822. Encargado de levantar la campaña, fue capturado por los brasileños y juzgado acusado de asesinato. Defendido por Joaquín Suárez, aunque generalmente se dice que fue ahorcado, en realidad fue fusilado en la plaza.

ANTÚNEZ DE OLIVERA, Oscar Coronel

Nació en Bella Unión (Artigas) el 5 de marzo de 1903. Ingresó al Ejército Nacional en 1919, pasando en 1920 a la Escuela Militar de la que egresó  como Alférez de Caballería en 1924. Ocupó varias jefaturas en diferentes Regimientos del Arma de Caballería. Desempeñó una destacada labor como militar e historiador. Fue profesor en la Escuela Militar y en el I.M.E.S. Su tarea de investigador perdura a través de sus publicaciones, entre ellas “Los Orientales Solos” referido a las luchas libertadoras de 1825. Realizó en la Sección Historia y Archivo del E.M.E. una destacable tarea reorganizando el Archivo de Oficiales. Falleció el 29 de diciembre de 1984.

APARICIO, Timoteo General

Nació en Canelón Grande el 22 de agosto de 1814. Hombre de campo y leñador en su juventud como militar comenzó su carrera contra las revoluciones riveristas emigrando cuando cayó el gobierno de Oribe participando en diversas acciones en nuestro país y en Argentina. En 1870, siendo ya Coronel de la República, dio su nombre a una revolución de dos años que encabezó en calidad de Jefe del Partido Blanco, conocida también como “Revolución de las Lanzas” que finaliza con la “Paz de Abril”, por la cual se le asignan cuatro Jefaturas Políticas al partido Blanco en el interior del país. Fue ascendido a General en 1875 falleciendo en Montevideo el 9 de setiembre de 1882.

AQUINO PEREIRA, Gerardo Soldado 1ª

Nació en la ciudad de Treinta y Tres, en el departamento del mismo nombre el 21 de setiembre de 1970. Ingresó como voluntario en el Batallón "Treinta y Tres Orientales" de Infantería Mecanizado Nº10 el 1 de abril de1989 como Soldado de Segunda. En 1992 es designado para el Batallón Uruguay I, con el primer contingente. Compañía D. Falleció el 31 de mayo de 1993, a causa de las heridas recibidas por fuego enemigo mientras cumplía funciones como voluntario en la escolta de seguridad de ingenieros militares polacos que debían reparar una ruta de evacuación hacia Vietnam. Primer fallecido del Ejército Nacional en Misión de Paz en situación de combate mientras se estaba en el proceso de preparación de las elecciones en Camboya en un ambiente signado por el conflicto latente y de acciones efectivas limitadas para evitar la realización de las mismas por el NADK .

ARTIGAS, José Gervasio General

Héroe Nacional de la República Oriental del Uruguay, su familia se encontraba entre las fundadoras de la ciudad de Montevideo, naciendo en la misma el 19 de junio de 1764. Su niñez transcurrió en el Sauce (Canelones) realizando estudios en el Colegio de los Padres Franciscanos. Con una larga tradición familiar castrense y luego de una juventud transcurrida como baqueano, el 10 de marzo de 1797 ingresa como soldado al recién formado Cuerpo de Blandengues de la Frontera de Montevideo, prestando servicios de orden y vigilancia en campaña. En un oficio fechado el 1 de enero de 1798 al Virrey del Río de la Plata  solicita que por los servicios prestados, se lo ingrese “en carrera de honor...” dentro de las fuerzas criollas del Ejército español. En 1800, al ser designado Comandante de la Campaña de la  Banda Oriental el geógrafo y científico español don Félix de Azara, se nombra al Ayudante Mayor José Artigas para colaborar con él. En 1806-7 le tocó destacada actuación en la lucha ante las Invasiones Inglesas, encontrándose presente en la reconquista de Buenos Aires y en la defensa de Montevideo. Luego de servir a España fielmente, en cuyo Ejército llega al grado de Capitán, se transforma en el promotor y Caudillo de la Revolución iniciada con el Grito de Asencio el 28 de febrero de 1811. La victoria de Las Piedras sobre fuerzas españolas el 18 de mayo de ese año, demostró la importancia de la figura del Prócer Oriental, inmediatamente se formaliza el primer sitio de Montevideo. Obligado a abandonar nuestro territorio por el Armisticio de octubre de 1811 entre Buenos Aires y el gobierno realista de Montevideo, le siguió no solo el Ejército, sino un importante contingente de población, hecho conocido en su época como la “Redota” y posteriormente como el “Exodo” al Ayuí.  Este no fue un exilio, sino un centro de preparación y fortalecimiento del Ejército nuevo que retornó en enero de 1813 a la Banda Oriental incorporándose al Segundo Sitio de Montevideo que abandona el 20 de enero de 1814 por desavenencias con el centralismo de Buenos Aires. Su carrera política y militar estuvo signada no sólo por el afán de asegurar la libertad y establecer un sistema democrático para nuestro pueblo, sino de extenderlo a todos los territorios del antiguo Virreinato del Río de la Plata. En 1811 había recibido de su pueblo el honroso título de “Jefe de los Orientales”, constituyéndose en un gobernante austero  y sencillo, preocupado por la organización política, administrativa, social, económica y cultural de nuestro territorio. Con una  innegable vocación independentista, federalista y democrática convocó al Congreso de Abril de 1813, cuna de las “Instrucciones del Año XIII”, considerando por otro lado el desarrollo económico de la Provincia promulgó el Reglamento de Tierras de 1815. Su figura, sin embargo, no queda enmarcada solo en la Provincia Oriental, su trascendencia regional lo convierte en  “Protector de los Pueblos Libres” con autoridad efectiva sobre la Liga Federal conformada por la Provincia Oriental, Corrientes, Entre Ríos, Misiones, Santa Fe y Córdoba sobre la cual ondeaba la bandera tricolor enarbolada el 13 de enero de 1815 sobre el Cuartel General de Arerunguá. Su lucha denodada contra el centralismo porteño (1814-1820) y la invasión portuguesa (1816-20) desde su Cuartel General en Purificación (Paysandú)  marcan su faz militar hasta su exilio en el Paraguay el 5 de setiembre de 1820. Fallece en su patria adoptiva el 23 de setiembre de 1850, repatriando sus restos el gobierno uruguayo el 19 de setiembre 1855. Estigmatizado por una leyenda negra creada por sus enemigos ya en vida del Prócer, la trascendencia de su acción y pensamiento poco a poco descorrió el velo de falsas acusaciones mostrando la importancia de su figura a nivel nacional, regional y americano. Desde el 19 de junio de 1977 sus restos pasaron definitivamente al Mausoleo que en su honor se levantó en la Plaza Independencia de nuestra capital.